Entradas con la etiqueta: Rubén Martínez Villena

En la ruta

Mi vida es una senda trazada en el destino, y voy por mi sendero tratando de vencer; sufriendo mil dolores, a fuer de peregrino, y a fuer de peregrino, creyendo en el placer. Enfrente el horizonte, con alborear divino, promete que mis sueños cumplidos han de ser; detrás, donde se […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Psiquis

Muerte: mi corazón no desanimas y aún te aguardo con grato sentimiento; que siempre fue mi decidido intento subir las cumbres y medir las simas. En tanto que mi pecho no comprimas para beber su postrimer aliento, con el hilo de luz del pensamiento voy tejiendo la veste de mis […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Peñas arriba

Llora, triste, corazón, llora tu rudo quebranto y llora con tierno llanto la muerte de mi ilusión. Que no hay en la Creación alivio a mis sinsabores, ni hay remedio a mis ardores, ni hay aurora a mi contento, ni hay ocaso a mi tormento ni piedad a mis dolores. […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Homenaje al monosílabo ilustre

¡Gloria a ti!, mágico monosílabo sonoro, porque denominaste la escala musical; brevedad de latido; pura gota de oro o de cieno, que todo lo encuentras: Bien y Mal. -Mal, ¡Bien!: en una sílaba la Gran Moral cabría; tu gracia laconiza todo lo primordial: Dios es el monosílabo de la filosofía; […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Motivos de la angustia indefinida

¡Mi vida: una semilla en un surco de mármol! (verso sin consonante) ¡Oh, consciente impotencia, para vencer la empresa de traducir al verso la aspiración informe! Angustia irremediable: conservar inconfesa la tragedia monótona del vivir uniforme! ¡Y temer el ansiado reposo, donde cesa esta resignación a seguir inconforme de todo: […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

La medalla del soneto clásico

Ánfora insigne de la fiebre augusta vertió la miel de su labor divina; ejercicio de brava disciplina, troquel de bella suavidad robusta. Añeja forma donde Apolo ajusta fuerza viril en gracia femenina; ¡aún alzas hoy tu majestad de ruina bajo el desprecio de la edad injusta! Reliquia noble, que tomé […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Insuficiencia de la escala y el iris

La luz es música en la garganta de la alondra; mas tu voz ha de hacerse de la misma tiniebla; el sabio ruiseñor descompone la sombra y la traduce al iris sonoro de su endecha. El espectro visible tiene siete colores, la escala natural tiene siete sonidos: puedes trenzarlos todos […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

El campanario del silencio

Yo tuve un campanario monumental, en cuyas campanas di la música de mis anhelos nobles; aleccioné mis bronces en risas de aleluyas, ángelus melancólicos y lágrimas de dobles. Después la irremediable necesidad del toque forzó el pregón metálico de mis impulsos bajos; y de mi torre a vuelo, con el […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Soneto

Te vi de pie, desnuda y orgullosa y bebiendo en tus labios el aliento, quise turbar con infantil intento tu inexorable majestad de diosa. Me prosternó a tus plantas el desvío y entre tus piernas de marmórea piedra, entretejí con besos una hiedra que fue subiendo al capitel sombrío. Suspiró […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados

Maltiempo

Fue el choque del centauro y del infante, fue el encuentro brutal, fue la porfía del impulso cargado de energía con la tranquilidad más arrogante. Fue una bélica música vibrante, fue la voz del clarín en rebeldía, que tocando a degüello parecía un formidable grito de ¡adelante! Vibró la nota […]

Entrada publicada en Rubén M. Villena | También etiquetada con , | Comentarios cerrados
  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.