El gigante entre los autores rusos

Por el promotor de lectura Adrián Guerra Pensado

LeonTolstoiLeón Tolstoi nació el 9 de septiembre de 1828 en el seno de una de las familias más nobles de Rusia. Su madre murió cuando él tenía dos años y su padre cuando tenía ocho, por lo cual una tía se ocupó de su cuidado. Tolstoi no asistió a la escuela, fue educado en su casa por una niñera. Más adelante ingresó en la Universidad de Kazán pero la abandonó antes de terminar.

A los 23 años se convirtió en oficial de artillería en el Caucaso y participó en la Guerra de Crimea, por entonces escribió sus primeras historias inspiradas en su infancia (Infancia publicada en 1852, seguida de Niñez y Juventud). Después de participar en la defensa de Sebastopol publicó sus famosas Escenas de Sebastopol, que mostraban la guerra con toda su fealdad y de la noche a la mañana lo llevaron a la fama.

Cuentos-TolstoiEn los años de 1860 y los 70s, escribió cuentos para niños y su magistral novela La Guerra y la Paz, considerada por muchos la más grandiosa novela del mundo que retrata la Rusia de antes y durante la guerra contra Napoleón en 1812. Luego escribió Anna Karenina que relata el trágico amor entre una mujer casada y un soldado. A partir de entonces Tolstoi encaró la crisis de su vida, empezó a rechazar su vida de lujos y a preferir la vida de los campesinos. Empezó a desarrollar una filosofía religiosa basada en la paz, el amor y la humildad.

Finalmente, una noche decidió que debía marcharse de la vida y dejó secretamente su hogar y diez días más tarde, el 20 de noviembre de 1910, murió de neumonía en una estación de trenes a la edad de 82 años. Él, que nació de un padre noble y de la acaudalada  princesa  María Volkonski, liberó un día a sus siervos y dejó un recuerdo imborrable en sus vidas.

CuentosSus cuentos para niños son reflejo de la vida en los campos de su tierra natal y de la sencillez y hermosura de las personas que viven apegados al trabajo y a la tierra. Parece querer que entendamos o mejor, que sintamos todos los mayores, que la felicidad tiene su semilla en la infancia y debemos regarla y cosecharla en humildad.

Tolstoi hace pensar y reír a sus personajes y a sus lectores y su fe le hace decir: “Si no sois como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”.

 

Esta entrada fue publicada en Autores, Libros y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19