Carta a su hermana Judith (6 ene. 1931)

A SU HERMANA JUDITH

Sujum, 6 de enero de 1931.

Querida Chonita: ayer 5 de enero, llegó a mí tu carta fecha 7 de diciembre, aunque acuñada en el correo de La Habana el 9 de ese mes. Tu carta anterior, desgraciadamente, no ha llegado a mí.  ¿Adonde la dirigiste? Ya he recibido y contestado cartas de Esther y David y junto con la tuya me llegaron las cartas de Alquízar. Me hablas de que muchas veces te hago falta y te desatas en desatinos admirativos, etc. Chona: yo sé bien cuánto tú me quieres; pero me parece que como buena hija de Luciano, has sido siempre un poquito hiperbólica. También me sueltas una retahila de preguntas, casi sin comas, en que me parecía oírte interrogando en tu velocidad característica, casi casi igual a la de purrú-purrú- pp-pá. Te contestaré algunas, aunque creo que algo de lo que te diga ya lo sabrás.

Ya hace dos meses que tengo temperatura normal; he pasado una gripe ligera, de la cual ya estoy bien, pera tengo alguna secreción nasal, que yo siempre atribuí al cigarro y que ahora veo obedece a otra causa, pues hace más de cuatro meses que no fumo; estoy bien del intestino y no he tenido nada más en el riñon (no creo en el cólico renal). Aquí no me he sacado radiografías, pues usan las fluoroscopias que es más barata. Como muy bien y con apetito; cuando llegué aquí pesaba ciento cinco libras y hoy peso ciento treinta así es que he ganado una arroba ( ! ).

Con la gente del sanatorio me entiendo muy bien: con el médico,  al principio, en francés. (Me bastaba mi conocimiento de esa lengua, pues muchos términos técnicos él y yo los conocemos en latín.) Ahora con él y los enfermos, ¡en ruso! Ya chapurreo lo fundamental. Además aquí en octubre había un enfermo que sabía un poco de castellano: lo aproveché para adquirir muchas palabras del ruso. También hay ahora otro que habla inglés bastante bien y con él converso bastante, lo que me sirve de práctica. Leo un periódico que se publica en Moscú, pero en inglés, cada cinco días, y en él he visto noticias de Cuba. La vida aquí es tan aburrida como un paseo de carnaval.

Ya sabía las gracias del pequeño bolsheviqui por Ásela. Bésalo en mi nombre. Abraza al falso de Pepe y recibe tú el cariño de tu hermano,

RUBÉN

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.