La Real Factoría de Tabacos de La Habana

Por: Conde San Juan de Jaruco
En: Diario de la Marina (15 junio 1947)

En 1727 se estableció en La Habana la Real Factoría de Tabacos, a cargo, primeramente, de don Martín Loinaz y después de don Vicente, Caballero de la Orden de Santiago, con los demás empleados que se requerían para el caso.

Años más tarde, en 1738, creyéndolo más conveniente el Gobierno, celebró un contrato con don José de Tallapiedra, el cual transfirió poco después, por la rebaja que hizo del cuarto, a don Francisco Sánchez de Madrid y Moreno de Mendoza, marqués de Casa-Madrid, vecino de Cádiz. Entonces varios vecinos acaudalados de La Habana solicitaron la contrata, alegando que era más beneficioso para Cuba que la Real Factoría estuviese en manos de personas establecidas en el país, y con esta finalidad, acudieron al Ayuntamiento de esta ciudad, para que éste hiciese la petición al Rey.

El Ayuntamiento de La Habana envió a la Corte, con amplios poderes, al diputado don Martín de Aróstegui y Larrea, persona rica y bien preparada, que ofreció proveer anualmente a España la misma cantidad de tabacos que estipularon los anteriores contratistas, y, además se obligó a conducir en los barcos de la Real Factoría todos los pertrechos de guerra que fueran necesarios enviarse al puerto de La Habana, encargándose también del abasto de víveres, conducción de población blanca para la Florida y otras ventajas de gran importancia para los intereses de la Corona.

El 18 de diciembre de 1740, se sirvió Su Majestad aceptar la proposición del distinguido diputado don Martín de Aróstegui y Larrea concediendo al mismo tiempo varios privilegios a la Real Factoría, especialmente a los azúcares que ésta embarcara y a los cueros y curtidos, así como al tráfico de esclavos.
La Real Factoría de La Habana nombró por juez al capitán general y gobernador de la Isla de Cuba: por presidente de la Compañía a don Martín de Aróstegui y Larrea, por directores a don Gonzalo Luis de Herrera y Barrio, marqués de Villalta; a don Ambrosio Menéndez, a don José de Arango y Loza, a don Bartolomé de Ambulodi y Arriola y a don Antonio Parladorio; por tesorero, contador y veedor, a don Félix Francisco Ruiz y Ramírez, a don Manuel de Aramburu y a don Alonso de Valdespino y Estrada, vecinos arraigados de La Habana.

El referido diputado don Martín de Aróstegui y Larrea, natural de la villa de Aranas en Navarra, fue alguacil mayor del Santo Oficio de la Inquisición de La Habana, primer presidente de la Real Factoría de Tabacos de la Isla de Cuba y Caballero de la Orden de Santiago. Casó en esta ciudad con doña Tomasa Bassave y Espellosa, y dieron origen a una numerosa y distinguida descendencia, entre la que se encuentran:

Don Martín de Aróstegui y Bassave, que fue coronel de los Reales Ejércitos, y su hijo, don Gonzalo de Aróstegui y Herrera, brigadier de infantería de dichos Ejércitos, diputado a Cortes y gobernador de la Isla de Puerto Rico. Estuvo en la batalla del puente de Secret, en Francia, y tomó parte principal en la del Rosellón, siendo durante algún tiempo prisionero de los franceses, habiendosele tenido por muerto.
Don Martín de Aróstegui y Herrera, hermano del anterior, fue brigadier de los Reales Ejércitos, jefe de los escuadrones rurales de Fernando VII, alcalde ordinario de La Habana y Caballero de la Orden de Carlos III.

La casa solariega de los Aróstegui se encontraba situada en la calle de Oficios, esquina a Lamparilla, donde hoy se encuentra la Lonja, también conocida por la casa de Armona. En ella se alojaron el Duque de Orleáns y sus hermanos menores, el Duque de Montpensier y el Conde de Beaujolais, cuando visitaron La Habana en 1798. También se utilizó por algún tiempo como residencia de los capitanes generales de la Isla.

El Duque de Orleáns, que después fue rey de Francia con el nombre de Luis Felipe I, llamó siempre al brigadier Martín de Aróstegui y Herrera, “Mon cher Martín”. … después visitó La Habana el buque “Hércules”, mandado por el Príncipe de Joinville, hijo menor de Luis Felipe el cual fue portador de un saludo cariñoso de su regio padre para el brigadier Aróstegui, quien en su honor ofreció un gran baile en el palacio de la Real Factoría de Tabacos, al cual correspondió el Príncipe con un sarao a bordo de su barco.

Don Martín de Aróstegui y Larrea primer presidente de la Real Factoría era hermano de don Martín Esteban que fue brigadier de los Reales Ejércitos, coronel de Dragones de América y de Caballería de milicias de la plaza de La Habana, gobernador y capitán a guerra de la villa de Puerto Príncipe y Caballero de la Orden de Santiago, el cual casó en esa villa con doña Angela Agüero y Betancourt y dieron origen a la rama de los Aróstegui de Camagüey y la cual conserva su línea de varonía en La Habana.

 

Esta entrada fue publicada en Conociendo La Habana y clasificada en , , , . Guarda el enlace permanente. Publica un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.

Publicar un Comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.

  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.