Primero de mayo

Este número de América Libre pretende estar en las calles el Primero de Mayo, fecha de duelo y gloria para el proletariado de todo el mundo. Fecha en que en todos los sitios se celebra, con el paro y la reunión general de los obreros, algo como la gran parada militar del proletariado.

Por sobre las fronteras y los mares, unidos como están internacionalmente los trabajadores por su condición común de explotados, el Primero de Mayo se unen también en una rotunda afirmación de clases, en una igual sed de justicia, en un idéntico anhelo de redención.

¡Paradigma de tenacidad y fe que ofrece el proletariado! De una fecha luctuosa, en que se conmemora un crimen, hace una convocatoria que demuestra la fuerza incontrastable que pudiera vengarlo; sereno y unido levanta sus insignias rojas y sus emblemas honrados -pabellones tintos en sangre de mártires, nobles instrumentos de trabajo-; y en la solemne pasividad del paro deja caer sus brazos, formidablemente desarmados.

Por entre los altos y poderosos edificios donde se guarda el oro, por entre las fábricas en que se les exprime la vida, por entre los hogares felices y cómodos donde el burgués vegetativo disfruta placeres que nunca conoció el esclavo del salario, a través de la ciudad paralizada transitará el desfile imponente.

¡Unión, disciplina, entusiasmo! Eso será este Primero de Mayo en Cuba. Recuerdos -melancolía colérica- por los que sucumbieron en el desamparo rural o en la encrucijada urbana: proyectos, decisiones, para el mañana esplendoroso de justicia verdadera. Y en la dormida y dura conciencia del capitalista, la angustiosa perspectiva posible de pagar al proletario en un momento y en sangre, la secular deuda de oro del sobrevalor.

América Libre saluda cordialmente en esta fecha a la sufrida y valiente clase obrera de Cuba, de la América, del mundo. Y desea y espera para el proletario que la unión de un día se haga permanente: fórmula previa para que la ilusión de poder y libertad que durante veinticuatro horas disfruta el obrero sea, al cabo, realidad histórica en la paz llena de trabajo de la sociedad del porvenir.

En: Miranda Francisco, Olivia comp. Rubén Martínez Villena : ideario político / Olivia Miranda ; [ed. Vivian Lechuga ; fot. Laura Llópez ; pról. Daisy Rivero Alvisa]. La Habana : Sociedad Ecónomica de Amigos del País, 2003, p. 151-152, Colección La semilla en el surco.

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.