El mejor soneto

¿Recuerdas la fontana rumorosa
en la cual una tarde del estío
un soneto compuse a tu desvío
con musa delicada y candorosa?

La música sutil y cadenciosa
se juntó de la fuente al murmurio,
y al terminar dijiste con hastío:
ese soneto me parece prosa.

Y se pintó en tu boca y en tus ojos
un mohín de impaciencias y de enojos,
que convidaba a todos los excesos;

entonces, comprendiendo tus agravios,
te compuse un soneto de mis besos
y lo grabé en tu cuerpo con mis labios…!

Rubén Martínez Villena

Hexaedro rosa (1920)

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena, Sin categoría y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19