San Pedro

Al fin cayó el león; aquí la historia
hubiera vuelto con cariño arredro:
este fue su Tabor; este San Pedro
le abrió las puertas de la misma gloria.

Aquí finalizó su ejecutoria,
la progresión gigante de su medro
aquel titán de robustez de cedro,
aquel rebelde de feliz memoria.

Y aquí, en el delirar de su agonía,
se juzgó necesario todavía
para las libertades y la guerra

sintióse derrotado por la suerte
y clavó las espuelas en la tierra
¡para cargar contra la misma muerte!

Rubén Martínez Villena
(1922)

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.