Carta a su esposa (1 agos. 1930)

Casi estoy pensando no escribirte por días, porque esta carta va a formar un paquete. Ayer me pasé el mediodía en cubierta cogiendo sol. Ya conozco a casi todos los compapañeros. Después de comida pusieron en el salón de comer, ya arreglado para eso, una película con letreros en alemán y en inglés. Era una película boba de Max Schmelling, un boxeador alemán que ahora es  campeón mundial. Después el grupo nuestro, sentado en la  cubierta, estuvo cantando. A las once me fui a dormir. Pasé la noche mejor, porque ya estoy acostumbrado a la litera y al sonido del mar. Hoy hay un ligero balanceo, pero a mí no me molesta en nada. Ya me desayuné y voy a ir hoy por la mañana a cobrar mis ocho pesos. Los compañeros me han desencantado un poco. A la mayoría les gusta tomar, y algunos no sólo han tomado cerveza, sino otras cosas. Hoy por la mañana, según me dijo Sof., a la que hablé de eso, van a tener una reunión y se hablará del asunto.

Ya mañana te embarcas para Cuba. ¿Te saldrá todo bien? ¿Te acordarás de todo? ¡No se te quedará la almohadita fuera del baúl! ¡Creo que habrás tenido que comprar otra maleta! ¡Qué tremendo para ti esto! Por segunda vez tienes que preparar sola un viaje y hacerlo sin mí! Hoy se cumplen dos años que nos unimos…

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Lunes a Viernes
    de 9:15a.m. a 3:00p.m.
    Sábados
    de 9:15a.m. a 1:00p.m.
    El horario cambia de acuerdo al reajuste energético