Vida y obra de Rubén Martínez Villena

Su vida

Era el 20 de diciembre de 1899, estaba por nacer un niño que al igual que José Martí, traería en la frente la estrella que ilumina y mata. En la casa de tablas hoy marcada con el No. 68, algo sombría pero amplia, situada en una calle que mas tarde tomó el nombre de Máximo Gómez, se escuchó el primer llanto de un niño rubio, sonrosado y hermoso.

Había llegado a la vida Rubén Agnelio Martínez Villena.

La madre, María de los Dolores de Jesús Manuel de Villena y Delmonte, era una mujer delicada, de gran belleza y gestos refinados. De ella heredó el hijo los rasgos, la bondad, y el refinamiento de los gustos.

El padre Kuciano Agustín Rogelio Martínez Echemendía, de él recibió Rubén la rebeldía del carácter, el concepto del honor, aquella energía suya emprendedora, la voluntad y el anteponer el deber ante todo. De él heredó también la aptitud intelectual.

El 16 de enero de 1934, muere en La Habana el intelectual revolucionario Rubén Martínez Villena quien abonaría con su sangre generosa los caminos de la futura patria proletaria.

Entre sus actos de valentía y entrega a la causa de Cuba se encuentra su participación en La Protesta de los trece, que puso de relieve su figura de revolucionario comprometido contra la corrupción imperante de la época.

Óleo de Rubén M. VillenaDibujo del pintor cubano Carlos Enríquez, que fue utilizado en la edición del libro de poemas “La Pupila Insomne”. Tinta, 290 x 216

El cuadro se encuentra en el Museo Casa Natal de Rubén Martínez Villena, en el Municipio de Alquízar, Provincia de La Habana y fue adquirido por el Museo a la Sra. Aida Mesa, viuda de José Zacarías Tallet – importante intelectual cubano y participante de La Protesta de los Trece.

La Protesta de los Trece. La juventud intelectual se rebela

El 18 de marzo de 1923 el Club Femenino de Cuba celebraba un acto, en laAcademia de Ciencias, en honor de la escritora uruguaya Paulina Luissi. El secretario de Justicia Erasmo Regüiferos tenía a su cargo el discurso de saludo. Apenas había pronunciado las primeras palabras fue interrumpido por la voz clara y enérgica de Rubén Martínez Villena, que le negaba a dicho secretario autoridad moral para hablar ante aquella concurrencia. Junto a Rubén se hallaba un grupo de amigos. Realizado el acto de rebeldía y civismo se retiraron del salón, y poco después Rubén redactaba su famosa Protesta de los Trece. Inmediatamente fueron procesados los autores del hecho por delito de injurias.

Fragmentos del texto

El manifiesto redactado por Villena fue publicado por la prensa al día siguiente, declaraba:
“Primero: … lamentamos que la medida tomada por nosotros, producto de civismo y reflexión, haya tenido efecto en un acto organizado por ellas (Club Femenino).
Segundo: Que solo es nuestro objeto manifestar la inconformidad de la juventud, que representamos, con los procedimientos usados por ciertos hombres públicos.
Cuarto: Que la juventud consciente, …, está dispuesta en lo sucesivo a adoptar idéntica actitud de protesta en todo acto en el que tome parte, …, una personalidad tachable de falta de patriotismo o de decoro ciudadano.
Quinto: Que por este medio solicitamos el apoyo y la adhesión de todo el que, …, piense como nosotros y estime que es llegada la hora de reaccionar vigorosamente y de castigar de alguna manera a los gobernantes delicuentes.”

Protesta de los TreceParticipantes de la Protesta de los Trece, entre otros: Rubén Martínez Villena (sentado, segundo de derecha a izquierda), José Antonio Fernández de Castro, Luis Gómez Wangüemert, Juan Marinello Vidarrueta, José Z. Tallet, Jorge Mañach.
Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Lunes a Jueves
    de 9:15 a.m. a 5:15 p.m.
    Viernes y Sábados
    de 8:15 a.m. a 4:15 p.m.