Jimaguayú

Sobre el campo feraz, a cielo abierto
roto el soberbio corazón altivo,
cayó el rey de la brida y el estribo
por los laureles del valor cubierto.

Como rebelde fiera del desierto,
sólo muriendo se rindió cautivo,
y no lograron derrotarlo vivo,
sólo pudieron capturarlo muerto.

Tomaron el cadáver; lo quemaron,
pero aquellos despojos se agitaron
como queriendo proseguir la liza;

lloraron los clarines del rescate…
Y subió por los aires la ceniza
como cárdeno polvo del combate

Rubén Martínez Villena

Mensaje lírico civil (1920)

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19