Carta a su esposa (30 nov. 1930)

Sujum, 30 de noviembre de 1930.

Cheluskita querida:

Desesperado por no tener noticias tuyas y por no saber si mis cartas llegan a ti, te vuelvo a escribir hoy por duplicado, vía directa y vía Nueva York. Desde que estoy aquí, en el sanatorio, sólo he recibido dos cartas tuyas, que vinieron el mismo día, fechadas el 27 y el 30 de septiembre. Así es que las noticias que tengo de ti datan de hace dos meses (!) ¿Qué pasará? ¿Me escribirás y las cartas no me son enviadas por los intermediarios, o no escribirás por dudar de que llegue a su destino tu correspondencia, o acaso me crees muerto, o,   peor de todo, acaso estás enferma, o arrestada o quién sabe qué?  Ésta es mi quinta carta desde el sanatorio, y mi novena carta desde  que llegué a Rusia. Pero bien sé que algunas al menos se han  perdido. Con fecha 13 de octubre, Vivó escribió a Gonzalito (que está en la Escuela Leninista), que en Cuba decían que yo había muerto.

Después he sabido por una carta de Junco que en el Komintern se recibió un cable de los Sindicatos de Cuba preguntando por mi salud; esto último ya en noviembre. ¿Qué será de ti, mi compañerita amadísima? ¡Cuánto me tortura pensar en las desgracias que  puedan ocurrirte! Tampoco tengo noticias del movimiento y de la situación en Cuba, más que las referentes a los sucesos del 30 de septiembre (choque de estudiantes y policías). ¡Esto es horrible! ¡Cuántas cosas estarán pasando y yo aquí ignorante de todo y  engordando ( he recuperado ya trece libras ) . Yo no sé qué  recomendarte para la comunicación conmigo: desconfío de los  compañeros de la Secc. Latinoamericana de la Profintern en cuanto a ocuparse de mis cartas. ¡Pero no hay más remedio! Acaso puedas ensayar la vía oficial Nueva York, dirigiendo las cartas a la  Komintern con el ruego de que me las envíen.

También puedes probar la vía directa, enviándome algunas líneas.  Yo enseguida te contestaré si las he recibido. Salvo alguna cosa anormal, estaré aquí al menos hasta febrero, así que hay tiempo de ensayar esta línea.

Por eso te voy a repetir aquí (ya te la envié antes), la foi-ma textual en que tienes que escribir el sobre, es ésta:

Sujum, Abjazia, Rusia
CyxycH — ryJi”bpHniH
CaH «H. M. JleHHHa» — nan-79
BTjflHxeji-b

Chela: no te angusties por mí en nada; tampoco por mis preocupaciones: acaso —si has escrito— hoy mismo me llegue tu carta tan ansiada. Cuídate en todo sentido. Yo tengo la seguridad de que pasaré este ciclón.

¿Cómo ha seguido don Casimiro? ¿Sabes si papá ha recibido mi  carta? ¿Recibiste las fotografías que te mandé? ¿Cómo siguen los heridos del 30 de septiembre? Contéstame todo eso. ¿Se han recibido en Amargura las dos cartas que he enviado allí? Saludos y recuerdos a todos: a tu familia y la mía: a los compañeros; y a ti el abrazo, el recuerdo continuo y muchos besos de

RUBÉN.

P.D. El sobre va cerrado con una cinta engomada: no es
la censura.

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19