El faro

Abajo, roca y aguas: el multífono grito
de las olas que rompen; y a su caricia ruda,
con un cendal de espumas la base de granito,
alternativamente, se viste y se desnuda.

Y arriba, vergue el faro su construcción aguda;
—el faro, que es la estatua del Cíclope del mitoaltivo,
como el símbolo de una soberbia muda;
solemne, como un dedo que apunta al infinito.

¡El faro!… Luminoso rey de las lejanías…
Titán que vio por siglos la muerte de los días.
Contemplador de mudos solares misereres,

la vesperal tristeza petrificó sus músculos,
¡y aún guarda en el cerebro —loco de atardeceres—,
el sueño de la última llama de los crepúsculos!…

Rubén  Martínez Villena

La pupila insomne (1922)

 

Esta entrada fue publicada en Rubén M. Villena y clasificada en , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19