Historia de la Biblioteca

Antecedentes

Fachada de la antigua Biblioteca Villena ubicada en Obispo No. 160La Biblioteca Pública Provincial Rubén Martínez Villena fue fundada el 24 de febrero de 1960 como parte del programa de las primeras acciones que realizó el gobierno revolucionario en favor del desarrollo cultural y educacional del país. En sus inicios fue una biblioteca especializada del Instituto de Asuntos Financieros del extinto Ministerio de Haciendas, hasta que en 1967 pasó a formar parte del la Red de Bibliotecas Públicas de La Habana. A partir de 1981 y desde su sede de Obispo 160, en los bajos del antiguo Ministerio de Educación y actual Colegio San Gerónimo,  comenzó a asumir funciones de biblioteca provincial, categoría que se oficializó en 1989.

De 1967 a 1998 formó parte de las instituciones adscriptas a la Dirección Provincial de Cultural y a la Unidad Presupuestada de esa organización, y realizó servicios de información y lectura para satisfacer las demandas de la comunidad citadina, a la vez que asesoró y orientó metodológicamente al Sistema de Bibliotecas Públicas de La Habana.

Actualidad

 Biblioteca Villena en el entorno de la Plaza de ArmasEl 23 de julio de 1998 reabrió sus puertas a la comunidad habanera desde una nueva sede ubicada en la calle Obispo 59 e/ Oficios y Baratillo (Plaza de armas), desde entonces forma parte del conjunto de instituciones de la Oficina del Historiador de La Habana. El cambio de instalación fue el resultado de un convenio de colaboración entre la Oficina del Historiador y la Comunidad Autónoma de Castilla y León (Valladolid). La mencionada sede era un inmueble que la Villena tenía asignado desde finales de la década de 1970, pero que por falta de financiamiento para la remodelación del mismo no había sido ocupado y gracias a la colaboración lograda fue posible que la arquitecta Tatiana Fernández de los Santos concibiera y materializara el diseño arquitectónico del actual edificio al tomarlo como objeto de obra de su tesis de maestría.

En visita realizada por Abel Prieto, ex ministro de cultura, y Eliades Acosta Matos, ex director de la BNCJM, durante un recorrido que hicieran por toda la biblioteca, días previos a su inauguración y acompañados del Dr. Eusebio Leal, acordaron de conjunto y a propuesta de Leal que, la Villena pasaría a formar parte de las instituciones de la OHC, la cual asumiría la seguridad y protección de la institución, la atención al trabajador, así como el mantenimiento constructivo de la misma, porque la Dirección Provincial de Cultura no contaba con el presupuesto financiero para mantener una institución de tales características, cuyo mantenimiento absorbía en un año el presupuesto que tenía en aquel momento la Dirección de Cultura para sus 9 instituciones provinciales y tampoco poseía otra institución que pudiera realizar las funciones de una biblioteca provincial, si la Villena dejaba de serlo.

De esta manera, la Biblioteca Pública Provincial Rubén Martínez Villena integró el grupo de instituciones atendidas por la Dirección Económica de la OHC que dirigía Meissi Weiss, hasta que en el año 2008 pasó a la Dirección de Patrimonio Cultural regida por Raida Mara Suárez, ya que se conceptualizó que la función de la Villena eran netamente socio cultural y que así se ponderaría el trabajo comunitario que hacía la OHC en el Centro Histórico de la Habana Vieja. La subdirección económica de Patrimonio Cultural asimiló también toda la gestión generada por la biblioteca en este rubro, desde la atención al trabajador hasta los recursos necesarios para el buen funcionamiento de la misma.

La Villena desde 1998, como parte de las instituciones culturales de la OHC, ha ofrecido servicios de información y lectura de manera tradicional y digitalizada para todo tipo de usuarios, ha desarrollado un variado programa de actividades culturales para todos los grupos etarios, ha garantizado la protección de su instalación y los recursos puestos a su disposición, así como la preservación y socialización del patrimonio documental que atesora, a la vez que ha mantenido la asesoría técnico metodológica a las bibliotecas públicas de la capital, todo ello con la concepción comunitaria e inclusiva de la biblioteca pública del siglo XXI y en función de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 de la ONU.

Su contribución por más de 60 años al empoderamiento ciudadano y a la  mejoría de la calidad de vida de las personas que habitan la ciudad, ha recibido el reconocimiento oficial de organismos e instituciones como: la Biblioteca Nacional de Cuba, Oficina del Historiador de La Habana, Dirección Provincial de Cultura, Unión de Historiadores de Cuba, Asociación Cubana de Bibliotecarios, Departamento de Ciencias de la Información de la Universidad de La Habana, Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana, Instituto Cubano del Libro, Asociación de Pedagogos de Cuba, Centro Provincial de Superación para la cultura Félix Varela, CTC Provincial, Canal Educativo del ICRT, Universidad del adulto mayor, CELEP y el Instituto de Historia de Cuba. También le han sido otorgada las distinciones: Gitana tropical (la más alta distinción de la cultura en La Habana), María Teresa Freyre de Andrade (UNHIC), Premio Salvador Bueno (BNCJM) y La Rosa Blanca, entre otros reconocimientos recibidos cada año.

Esta entrada fue publicada en Institución y clasificada en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Los comentarios están cerrados, pero puedes dejar un trackback: URL del Trackback.
  • Horario de servicios

    Cerrado al público
    por afectaciones de la COVID-19